No a la toma

TOMA NO, MARIANA SI 2018








ISIDORO MORENO

"La Toma, tal y como está concebida es una bufonada y una falsificación histórica"

Una entrevista de Francisco Terrón Ibáñez, publicada en El Independiente de Granada.

Viernes, 5 de enero de 2018

Isidoro Moreno, catedrático de Antropología Social de la Universidad de Sevilla, ha participado este pasado 2 de enero en el acto alternativo a la Fiesta de la Toma de Granada, organizado por la Plataforma Granada Abierta. En una entrevista para el Independiente de Granada, Moreno reivindica como fiesta local el día de Mariana Pineda, se manifiesta a favor de la conmemoración del 2 de enero, pero diferente a la que se celebra hoy en la ciudad..

·         “Traer la patriótica cabra y hacer una especie de bufonada de desfile de moros y cristianos, con la excusa de que ya hay moros a los que no les tiran piedras, me parece que eso desdice de una institución mínimamente seria como tiene que ser el Ayuntamiento. Creo que debe ser el día de la concordia, el día de la interculturalidad”.

·         "El 2 de Enero del 1492 fue el comienzo de un etnocidio histórico"

-Dice usted que la fiesta de la Toma de Granada es una fabulación histórica. ¿Nos puede explicar esto?
-He utilizado el concepto del historiador social británico Eric Hobsbawm de invención de la tradición. Esto no es exclusivo del 2 de enero en Granada, es bastante general que desde los poderes políticos establecidos se inventen tradiciones. Se toma la excusa de algún hecho histórico para cargarlo de significados que no son reales, no con el objetivo de legitimar lo que ocurrió, sino para legitimar el presente. La fiesta del 2 de enero en Granada parte de la idea de que aquí en esa fecha se terminó aquello que denominan Reconquista, como el final de un enorme paréntesis, en que la Península Ibérica estuvo ocupada por extranjeros. Y se dice a su vez que ello significó que se volviera a la unidad de España. Bueno, esto es un montón de falsedades. En realidad fue una conquista del final del Medievo, la incorporación de Granada a un reino concreto, Castilla, porque España no existía. Y claro, la lectura que se hace es una lectura inadecuada, porque se relaciona el 2 de enero con el 12 de octubre. Digamos, es una especie de celebración orgásmica del nacionalismo del Estado español. Supuestamente Isabel y Fernando eran los Reyes de España, de Aragón uno y de Castilla la otra, como si ya estuvieran unidos, pero eso es una mentira. Cuando muere la reina Isabel, Fernando se vuelve a su estado de Aragón y solamente durante una pequeña época es regente. No es verdad que hubiera ninguna unificación. No es verdad que con la conquista de Granada se unificara todo. Y después, por otra parte, hay una falsedad histórica en el sentido de considerar que con la entrada de las tropas castellanas en la ciudad se borró toda una cultura. Esto no es cierto. Hubo una expulsión y pocos años después se violaron las condiciones de la rendición, las llamadas Capitulaciones, en las que a cambio de la incorporación política del Reino Nazarí a Castilla, se garantizaban las propiedades, la lengua, las costumbres y la religión de los granadinos. Y eso se violó. Fue un proceso de etnocidio histórico que en gran medida presagió lo que los europeos hicieron en el Continente americano después. Pero Al-Ándalus no acabó y sigue siendo un componente fundamental de la identidad andaluza.

-Cómo define usted esa identidad andaluza? 
-Existen cinco fuentes o cinco caños de la gran fuente de nuestra identidad como andaluces: la fuente andalusí, que en gran medida estuvo impregnada de lo anterior, la Bética, Tartesos, etc; la identidad judía, la identidad gitana, la identidad negroafricana, y también uno de esos cinco caños es sin duda el componente castellano, que no lo podemos negar. Lo que no es admisible es que un componente de esos cinco, el castellano-cristiano, se quiera imponer y se reactive. Para eso sirve la fiesta del 2 de enero tal y como se celebra actualmente en Granada. Se pretende reactivar la idea de que nuestra cultura y nuestra identidad son el resultado y una herencia directa de los exclusivamente castellano-cristianos. Ello supone un intento de amputación de los otros cuatro componentes de nuestra identidad actual. Creo que eso es contra lo que hay que pronunciarse. Sobre todo porque ocurre en el peor momento de lo castellano.

-Quiere decir que hubo “otras Castillas"?
"A Granada le tocó esa Castilla que quiere ser imperial pero claro, a costa de mutar y eliminar todo lo que no pasa por ser puramente castellano y puramente cristiano. Eso es lo que se quiere reactivar con la conmemoración o la celebración oficial del 2 de enero y a eso es a lo que hay que oponerse"
-Hubo momentos históricos. La Castilla que conquistó el Valle del Guadalquivir, Córdoba y Sevilla, era una Castilla que todavía no tenía un proyecto etnocida y genocida, de convertirse, digamos, en algo totalmente homogéneo y donde sobraba todo lo demás. El ejemplo es que cuando se quiso construir y ampliar el pequeño palacio andalusí de Sevilla, el rey castellano sevillano llama a arquitectos y alarifes de la Alhambra para que le construyan una Alhambra II que es lo que, de alguna manera, es el Alcázar de Sevilla. Y no se le ocurre traer a arquitectos de Segovia, u otros sitios donde había alcázares, es decir que había todavía una admiración por lo andalusí, a veces en confrontación, pero otras veces en difusión e infusión cultural. Es también la Castilla que en la tumba del Rey Fernando pone una frase de las Cantigas de Alfonso X, donde nombra a Dios pero también a los cristianos a los moros y a los judíos como hijos de ese mismo Dios. Esa Castilla no tiene nada que ver con lo que se pone en el sepulcro de los Reyes Católicos, que ante ellos “se postraron la secta de los mahometanos” y los lograron arrojar fuera de estos territorios “a la herética judía”.  Esto es intolerancia, pura y dura. A Granada le tocó esa Castilla que quiere ser imperial pero claro, a costa de mutar y eliminar todo lo que no pasa por ser puramente castellano y puramente cristiano. Eso es lo que se quiere reactivar con la conmemoración o la celebración oficial del 2 de enero y a eso es a lo que hay que oponerse. Hay que desnudar eso y mostrar qué ocurrió y cuáles fueron las consecuencias de ese hecho histórico en ese contexto determinado. Lo que no es admisible evidentemente, es que esto se haya convertido en una exaltación del militarismo, de la intoleranca, de lo antidemocrático, para vergüenza… y creo que Granada no se merece eso.

-La expulsión de lo “no cristiano” fue el comienzo de una etapa oscura. ¿Qué le sugiera el Palacio de Carlos V construido dentro de la Alhambra?
-El Palacio de Carlos V dentro de la Alhambra o la Catedral de Córdoba dentro de la Mezquita son lo mismo. Hay que tener en cuenta que no se les ocurre hacer una catedral vaciando el centro de la Mezquita de Córdoba hasta mas de 250 años después de la conquista castellana de la ciudad. A nadie se le ocurrió hasta entonces convertir la Mezquita en una especie de estuche de la Catedral. Esto se hace aproximadamente por la misma fecha que tiene lugar aquí en Granada la violación de la Alhambra, poniendo el Palacio de Carlos V dentro. Yo creo que es una violación que a mí me recuerda las violaciones sexuales, incluso. Es una violación cultural. No es un mestizaje. En todo caso mestiza es la Giralda, pero ni es mestiza la Mezquita de Córdoba ni es mestizo el palacio de Carlos V dentro de la Alhambra de Granada. Es una acción de poder, para que se entienda por los siglos de los siglos quién fue más poderoso, en dos edificios tremendamente valorados, que no se atrevieron a destruir. No se atrevieron a destruirlos pero sí se atrevieron a señalarlos, para demostrar quién tenía el poder, quienes habían sido los vencedores en términos políticos y en términos religiosos, y quiénes habían sido los vencidos. En ese caso pues hay una verdadera violación, en ambos casos. Defender eso de que lo que se construye tiene méritos artísticos, etc., pues es una broma. Lo importante es donde se pone, que no es por casualidad, construyen dentro de algo que es el referente de toda una civilización, la de Al-Ándalus. Se trataba de poner el sello, el tapón, digamos de los poderosos, que a nivel civilizatorio tenían mucho que desear con respecto a la civilización de al-Ándalus.

-¿Usted suprimiría hoy la fiesta del del 2 de enero? ¿Qué haría con ella?
"Yo mantendría el 2 de enero pero cambiándolo prácticamente todo. Tal y como está actualmente, no es sólo que sea anacrónico, que agite a cierta gente que casi en romería empieza a venir a Granada para celebrarlo, digamos lo más reaccionario política e ideológicamente. Hay que resignificarlo, quitarle toda la tramoya, todas las mentiras".

-Yo soy contrario a suprimir las conmemoraciones. Conmemorar es volver a pasar por la memoria. Lo que ocurre es que tiene que ser una memoria por la que pase la verdad, no una memoria por la que pasen las falsedades históricas. Una memoria que contribuya a fortalecer los valores de paz, de convivencia, de diálogo, de soberanía de los pueblos, y no a fortalecer los valores de la confrontación, de la violencia, del militarismo, de la imposición de unos pueblos sobre otros, etc. Yo mantendría el 2 de enero pero cambiándolo prácticamente todo. Tal y como está actualmente, no es sólo que sea anacrónico, que agite a una cierta gente que ya casi en romería empieza a venir a Granada para celebrar aquí el 2 de enero, digamos lo más reaccionario política e ideológicamente. Hay que resignificarlo, quitarle toda la tramoya, todas las mentiras… Ni siquiera el pendón es el de los Reyes Católicos.Todo es una especie de representación, que no estaría mal si fuera una pura representación teatral. Lo que pasa es que es una representación que activa determinados valores, que quiere convencer a la gente de que ocurrió lo que no ocurrió, y en ese sentido sí habría que eliminarlo. Yo estoy porque en Granada sea también fiesta el Día de Mariana Pineda, como reclama la Plataforma Granada Abierta. En todos los lugares hay dos fiestas locales, y mi opinión personal es que fueran el 2 de enero y el 26 de mayo.

- Creo que debe ser fiesta el día de Mariana Pineda y debe ser también un día de conmemoración el 2 de enero, ahora bien, revisando completamente a fondo todo lo que se hace el 2 de enero. La última cosa es traer la patriótica cabra y hacer una especie de bufonada de desfile de moros y cristianos, que deben estar en sus respectivos pueblos, que es donde tienen sentido, en sus días de feria. Traer eso aquí a Granada con la excusa de que ya hay moros a los que no les tiran piedras, a mí me parece que eso desdice de una institución mínimamente seria como tiene que ser el Ayuntamiento. Creo que debe ser el día de la concordia, el día de la interculturalidad.

-Se pone el 2 de enero como la fecha de la unidad de España. ¿Esto es así?
-Yo leía hace un par de meses un escrito del historiador Josep Fontana, uno de los historiadores actuales más importantes, donde decía que de España no puede hablarse políticamente hasta principios del siglo XIX, o en cualquier caso, si se quiere volver muy atrás, digamos que no existe reino de España hasta los Borbones, en eso que suelen llamar el Imperio español, que no es el Imperio español, es el imperio castellano. En cualquier documento de la época, los Reyes, digamos Carlos I, Felipe II, Felipe III, ninguno de ellos se titulaba Rey de España, y no por timidez sino por que España no existía como entidad política. Existían diversos reinos, de los que su cabeza, el jefe de los distintos estados, era el mismo: el rey, ya con los sucesores de los Reyes Cartólicos. Pero digamos España como entidad política evidentemente se va preparando durante el siglo XVIII con la centralización borbónica y con la anulación de las instituciones políticas de otros reinos peninsulares, y culmina pues a principios del siglo XIX. Por decirlo de alguna manera, hasta las Cortes de Cádiz no existe España. 

-¿Qué es hoy España, para usted? ¿Y qué queda de la identidad andaluza?
"Durante los siglos XIX y XX, cada vez que ha habido una situación mínimamente democrática, ha emergido la realidad, y la realidad es que existe una pluralidad nacional, en el sentido de identidades históricas, de identidades culturales y en el sentido de identidad política. Uno de esos pueblos, de esas naciones históricas, evidentemente es Andalucía"
-España en un Estado que solamente la obcecación ultranacionalista la plantea como nación. Bueno, ya sabemos que en los textos, incluida la vigente Constitución, se habla de Nación española en una frase que es herencia directa del franquismo. Se habla del carácter uno, indivisible y no se qué. Estos eran los principios fundamentales del gloriosos Movimiento Nacional que nos hacían estudiar a los niños en mi época del colegio y del bachillerato. España es un Estado plurinacional. Digamos, que durante el siglo XIX y XX, cada vez que ha habido una situación mínimamente democrática, ha emergido la realidad, y la realidad es que existe una pluralidad nacional, en el sentido de identidades históricas, de identidades culturales y en el sentido de identidad política. Uno de esos pueblos, de esas naciones históricas, evidentemente es Andalucía. Andalucía tiene una identidad histórica y una identidad cultural innegables. A menos que, digamos, sea en esa situación de vampirismo cultural por parte del Estado español, de apropiarse de determinadas expresiones culturales andaluzas, desactivarlas, de manera que pierden sentido fuera de su contexto y se ponen en el escaparate como si fueran españolas para vestir un maniquí bastante desnudo que es eso que se ha dado en llamar cultura española. En ese sentido la identidad andaluza está negada desde el nacionalismo español, y está negada también desde determinados planteamientos que yo llamo paleomarxistas, de quienes no leyeron nunca a Marx, evidentemente, pero tienen el mantra de que los nacionalismos necesariamente van en contra del avance de la historia. Andalucía es un país y se ve así desde fuera desde hace dos mil años. Yo entiendo que Andalucía es el resultado de esas cinco fuentes a las que antes me he referido, la fuente andalusí, la fuente judía, la fuente castellana, la fuente gitana y la fuente negra africana, somos una cultura tremendamente original, porque somos tremendamente mestizos y a mucha honra. Y por tanto tenemos el derecho como cualquier pueblo del mundo a decidir nuestro futuro, a ejercer nuestra soberanía, para que realmente los andaluces y andaluzas reales, las personas, podamos ser exactamente libres. Y no podremos ser realmente libres si no somos libres a nivel colectivo. Y el colectivo al que pertenecemos se llama Andalucía. 

-Esto políticamente ¿qué significado tiene en el momento actual que vive España?
-Bueno, tiene todos los significados. Cuando se está planteando el futuro del Estado Español, y se habla de la posible reforma de la Constitución, pues me temo que esto vaya ser una nueva burla. Que se va a cambiar el rótulo de las autonomías por el de Estado Federal, pero de un falso federalismo. El federalismo o el confederalismo sólo es posible sobre la base de que cada una de las entidades políticas que plantean federarse o confederarse son libres para hacerlo o no hacerlo. Quiero decir que el concepto central es el de soberanía, y esa soberanía puede significar muchas cosas. Desde mi punto de vista, ¿qué debe significar? Pues lo que haga falta que signifique para resolver los tremendos problemas de Andalucía que son problemas sociales y problemas económicos, pero también problemas culturales, del propio reconocimiento de nuestra identidad como pueblo.


(*) Isidoro Moreno es coordinador del Grupo de Estudio de las Identidades Socioculturales de Andalucía (GEISA). Moreno ha dedicado parte de su vida a estudiar la identidad del pueblo andaluz y a reivindicar la reforma agraria. Gran impulsor del movimiento por la autonomía andaluza por el artículo 151, junto a Diamantino García fue uno de los fundadores de la Asociación pro Derechos Humanos de Andalucía. 


TOMA NO, MARIANA SI 2017



Este año, Granada Abierta ha recibido el apoyo de José Antonio Pérez Tapias y  Juan Pinilla

La Fundación Euroárabe ha acogido un año más la celebración alternativa al Día de la Toma. Organizada por la plataforma Granada Abierta, este año ha contado con José Antonio Pérez Tapias, decano de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Granada y destacado militante del PSOE, como invitado. 
Según ha informado Granada Abierta, Pérez Tapias ha rechazado el sesgo de los actos que se organizan cada año, apoyando la idoneidad de la propuesta de Granada Abierta de trasladar al 26 de mayo, día de Mariana Pineda, la festividad local, por considerar que es una figura "más idónea" para concitar el apoyo de la ciudadanía en torno a valores democráticos. 
También ha recordado que la llamada Toma de Granada debe ser objeto de conmemoración y no de celebración. 
En el acto, celebrado en la Fundación Euroárabe, ha participado también el cantaor Juan Pinilla, recordando a Enrique Morente y Leonard Cohen. En el recuerdo también, García Lorca. 



La gran coalición toma Granada


Francisco Vigueras y Juan Antonio Díaz,

Granada Abierta

   
El Partido Popular, PSOE y Ciudadanos ha celebrado unidos el Día de la Toma, la gran coalición tan deseada por Rajoy y Rivera. El partido ultraconservador demuestra, una vez más, ser un maestro del maquillaje, pues pretende presentar esta fiesta sectaria y excluyente como un símbolo de modernidad, con absoluta falta de rigor histórico. Tampoco entendemos la actitud del PSOE, pues la Toma representa todo lo contrario a los valores del socialismo democrático. Y Ciudadanos, que decía ser el partido del cambio, se ha vuelto tan inmovilista como la vieja derecha.  En cambio, el apoyo de Izquierda Unida y Podemos al acto alternativo de Granada Abierta supone un ejemplo de dignidad política y coherencia democrática.

   La triple alianza ha celebrado un año más la Toma que, para empezar, es una manipulación histórica. Pues tenemos que recordar que no hubo Toma, sino unas Capitulaciones que protegían los derechos civiles y religiosos de la población, y que los Reyes Católicos incumplieron, a pesar de haberse comprometido a respetarlas “para siempre jamás”. Por tanto, lo que ustedes están celebrando, cada 2 de enero, es la violación de un pacto de Capitulaciones y la expulsión ilegal de miles de granadinos (judíos y moriscos), por el hecho de tener costumbres y creencias diferentes, que hoy estarían protegidas por la Constitución. Estamos ante una celebración que debió desaparecer en la transición, como la fiesta franquista del 18 de julio, pues no es propia de una sociedad plural y democrática.

  
Partido Popular y Ciudadanos se oponen a leer el 2 de enero un Manifiesto por la Tolerancia desde el balcón del Ayuntamiento. Es decir, se niegan a comenzar el año con un llamamiento a la convivencia, algo muy difícil de justificar ante la opinión pública. Es más, Ciudadanos  ha resultado ser el mejor aliado del PP en la defensa a ultranza de la Toma y amenaza al PSOE con desalojarlo de la Alcaldía, si se le ocurre hacer el menor cambio en la polémica fiesta.

   No se puede denominar fiesta, porque no lo es ni puede serlo, una concentración de extremistas que divide y avergüenza a propios y extraños. Que obliga a realizar un amplio despliegue policial, con el consiguiente gasto superfluo. Y todo ello, para evitar enfrentamientos que algún día habrá que lamentar y el ayuntamiento será el único responsable por convocar y  mantener este espectáculo bochornoso.

   El gobierno municipal, en una salida que parece una broma de mal gusto,  ha optado por incorporar los desfiles de moros y cristianos a la Toma, una innovación folkórica que no soluciona el efecto-llamada a la extrema derecha. Y si lo que pretende es hacer un gesto de reconciliación, tampoco lo consigue, pues se contradice con la tremolación del pendón, símbolo de la conquista, con una parada militar que reabre viejas heridas entre vencedores y vencidos, con la homilía del arzobispo ultra, que lanza su proclama anual de contenido xenófobo y franquista, y con un homenaje a los Reyes Católicos, que impulsaron la Inquisición.

   Francisco Cuenca se ha retratado como un alcalde débil y no se atreve a introducir las propuestas de Granada Abierta. Es decir, desmilitarizar la fiesta, darle un carácter laico y sustituir la anacrónica tremolación del pendón por la lectura de un Manifiesto por la Tolerancia. Con tal de mantener el sillón de la Alcaldía, renuncia a buscar una solución sensata a esta tradición insostenible en democracia, que daña la imagen de Granada en el resto de España y en el mundo.

   Desde Granada Abierta, recordamos a Constantino Ruiz Carnero, director de El Defensor de Granada, que el 2 de enero de 1932 propuso cambiar el tradicional grito: “Granada por los ínclitos Reyes Católicos” por otro más innovador y lleno de futuro: “Granada por la cultura, por el progreso social y político, y por todos los generosos postulados de la civilización humana”.



Granada Abierta en 2 de enero

José Antonio Pérez Tapias
Decano de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Granada

Un años más, la Plataforma Granada Abiertas ha convocado a granadinas y granadinos  a reivindicar alternativas a los actos que “tradicionalmente” se vienen celebrando con motivo de la Toma de Granada en 1492. Frente a unos actos contaminados de patrioterismo excluyente, de militarismo extemporáneo, de sesgo nacional-católico, e históricamente manipulados por la derecha – hoy reforzados, además, por una extrema derecha antidemocrática – para apoyar su visión centralista, cargada de resabios imperialistas de España, remitiéndose a lo que ocurrió hace 525 años, desde Granada Abierta se propone replantear una visión de la Toma más acorde con la realidad de los hechos y, además, trasladar la fiesta local de la ciudad de Granada al 26 de mayo en memoria de Mariana Pineda, figura más idónea para concitar el apoyo de la ciudadanía en torno a valores democráticos.

La llamada “Toma de Granada”, tras la rendición del reino nazarí de al-Andalus, debe ser objeto, no de celebración, sino de “conmemoración”, de memoria compartida de lo que no debe olvidarse para tener presente el sufrimiento y la injusticia que la acompañaron – represión hasta su expulsión de la población morisca y expulsión igualmente de los judíos -, lo cual reclama un relato sin mitificaciones, así como el compromiso con el reconocimiento y el diálogo intercultural al que dicha memoria obliga en el presente y para el futuro.

Ha sido el de hoy un acto vibrante, de reflexión colectiva, de reivindicación común…, bajo la guía de certeras palabras de García Loca y retomando el testigo que nos llega de las manos de Carlos Cano, Blas Infante, Tariq Alí, Antonina Rodrigo, Saramago, Mayor Zaragoza, Ángeles Mora… y tantos otros. El cante de Juan Pinilla, recordando a Morente y a Leonard Cohen con emotivas palabras, llevó el acto a la altura del mejor flamenco.

He de expresar mi más sentido agradecimiento a Juan Antonio Díaz-López, a Francisco Vigueras y Miguel García Casanova por su invitación a participar, con mi reflexión en voz alta, a la jornada que hemos vivido en la Fundación Euroárabe de nuestra ciudad. La ocasión ha permitido, además, que nos encontráramos hoy muchas personas de las que a diario nos comunicamos por las redes. La grata realidad de lo virtual. 












TOMA NO, MARIANA SI 2016









Acto organizado por Granada Abierta el 2 de enero de 2016 en la Fundación Euroárabe

CON FEDERICO GARCÍA LORCA: NO A LA TOMA

Granada Abierta entiende que hay otra forma de conmemorar el hecho histórico del 2 de enero de 1492, sin que nadie se sienta agraviado ni excluido,  y así lo hicimos el pasado 2 de enero de 2016 en la Fundación Euroárabe. Un acto alternativo e integrador, que promueve el diálogo intercultural y en el que podemos participar todas y todos.

Con este acto, hemos rendido homenaje a Federico García Lorca, con motivo del 80 aniversario de su asesinato. Federico fue el poeta del mestizaje cultural que dijo NO a la Toma y hablaba del "negro, el judío, el gitano y el morisco que todos llevamos dentro".  

Con nosotros estuvo la poeta Ángeles Mora que hizo una lectura de versos lorquianos en la que participó el público y Juan Pinilla, en su doble vertiente de conferenciante y cantaor flamenco, acompañado por Manuel Díaz a la guitarra, que nos ofrecieron el mejor flamenco en homenaje a Federico y contra la Toma. Cerro el acto María Martín, cantando el Himno de Andalucía.

Francisco Vigueras, coordinador de Granada Abierta, recordó a otros intelectuales, como Constantino Ruiz Carnero, Américo Castro, Francisco Ayala, Carlos Cano o Tarik Alí, que también se manifestaron contrarios a la celebración de la Toma. 

El investigador lorquiano, Ian Gibson, no pudo asistir al acto por motivos de salud, pero Juan Antonio Díaz, portavoz de Granada Abierta, leyó en su nombre el siguiente texto: 

Palabras para Mariana y Federico

En 1931, al volver a España tras su estancia en Nueva York y Cuba,  Federico García Lorca fue entrevistado por el periodista Gil Benumeya.  Le una declaración extraordinaria. “Yo creo que el ser de Granada –dijo- me inclina a la comprensión simpática de los perseguidos:   Del gitano, del negro, del judío..., del morisco, que todos llevamos dentro”.  De los perseguidos.  Quedaba cristalinamente clara, así,  su opinión sobre las consecuencias de la Toma de 1492. 

Pasaron cinco años.   En junio de 1936, dos meses antes de su asesinato,  hubo otra entrevista.  Esta vez con Luis Bagaría para el gran diario madrileño El Sol.    Contestó, algo insólito en él, por escrito.  “¿Tú crees que fue un momento acertado devolver las llaves de tu tierra granadina?”, le preguntó Bagaría-.  “Fue un momento malísimo- respondió-, aunque digan lo contrario en las escuelas. Se perdieron una civilización admirable, una poesía, una astronomía, una arquitectura y una delicadeza únicas en el mundo, para dar paso a una ciudad pobre, acobardada; a una ‘tierra del
chavico’ donde se agita actualmente la peor burguesía de España”.     

Hay que insistir en que son las palabras literales del poeta. Palabras contundentes, cada una en su sitio.  La Toma constituyó, a su juicio, la pérdida para siempre de una civilización incomparable, única, fruto de una insólita mezcla de sangres, idiomas y culturas. Y dio pasó a una ciudad pobre, acobardada. A una  “tierra del chavico” donde se “agitaba” entonces nada más y nada menos que “la peor burguesía de España”.  Es decir, que conspiraba contra la legitimidad republicana. No pasó inadvertida en Granada la entrevista, según me aseguró hace ya décadas Miguel Rosales, el hermano de Luis.  Ni inadvertida ni sin provocar duras críticas por parte de la clase social indicada.     

Se puede afirmar que la Granada que desapareció para siempre en 1492  -“¡ay amor que se fue y no vino! ¡Ay amor que se fue por el aire” -protagoniza la obra lorquiana, aunque ello se no aprecie siempre de modo explícito.  Obra profundamente elegíaca,   creada –y causa asombro- en solo veinte años. Si Granada quisiera un día honrar de verdad a su poeta, el mejor embajador suyo de todos los tiempos, suprimiría como fiesta local la celebración de La Toma, con los elementos islamófobos que la caracterizan,  y repondría, el 26 de mayo,  la de Mariana Pineda, eliminada por el franquismo.    

Recordemos que, de niño en Fuente Vaqueros, Federico participó, según su propio testimonio, en canciones de corro inspiradas por la valentía y el triste sino de Mariana,  y que, al trasladarse la familia a la capital, la estatua en la plaza de su nombre le llegó a fascinar.  Era casi inevitable que un día se le impusiera la necesidad de dedicarle una obra de teatro.  Cada vez que releo Mariana Pineda encuentro más escalofriante el paralelismo de ambas vidas y muertes,  como si el poeta intuyera que a él le iba a tocar una suerte idéntica a la de la  mártir de la Libertad.  “Dicen que es masona” susurra una de las novicias,  y uno piensa en la siniestra delación redactada por Ramón Ruiz Alonso y sus correligionarios de la CEDA. ¿Tratará de salvar alguien a Mariana?  Pedrosa, el juez, está convencido de que no: “No habrá nadie en Granada que se asome / cuando usted pase con su comitiva. / Los andaluces hablan;  pero luego...”  Y, quizás lo más estremecedor, la copla premonitoria entonada anónimamente en el jardín del convento, poco antes de la salida de Mariana hacia el patíbulo:  “A la vera del agua, / sin que nadie la viera, / se murió mi esperanza”.  ¿Cómo no pensar en Ainadamar, “La Fuente de las
Lágrimas”, la Fuente Grande de Alfacar cantada por los poetas árabes de Granada, y en el olivo cercano? 

A Mariana por bordar una bandera liberal.  A Federico por rojo, homosexual,  famoso, rico, protegido de Fernando de los Ríos, autor de Yerma, hijo de liberal, tener ¡una radio clandestina en la Huerta de San Vicente por la cual hablaba con los rusos!, adversario declarado del fascismo y más taras.  Repito:  Si Granada quiere de verdad honrar a su poeta hay que acabar con la celebración  de la Toma,  entender como positiva la mezcla de culturas  y recuperar el tradicional día de aquella hermosa víctima
del régimen dictatorial de Fernando VII, precursor del de Francisco Franco. 

Quería decir esto aquí en persona y pido disculpas por mi ausencia. Espero que el acto resulte muy alentador en vísperas del 80 aniversario del asesinato del poeta y del inicio de la nefasta Guerra Civil cuyas secuelas estamos todavía padeciendo.      

Un abrazo muy fuerte ¡y adelante con ánimo!

Ian Gibson

TOMA NO, MARIANA SI 2015

El 2 de enero de 2015, Granada Abierta organizó el acto alternativo "Toma NO, Mariana sí" en el que recibió el apoyo de Diego Cañamero, promotor de las Marchas de la Dignidad, Federico Mayor Zaragoza, presidente de la Fundación Cultura de Paz y Antonio Manuel Rodríguez, presidente de la "Plataforma Mezquita-Catedral de Córdoba. Patrimonio de Todos" que se ha hermanado con la Plataforma Granada Abierta 







MANIFIESTO DE GRANADA ABIERTA

Granada,  a 2 DE ENERO DE 2015.

 TOMA NO, MARIANA SI

La Plataforma Granada Abierta pide al gobierno municipal del Partido Popular que ponga fin a la Toma, por ser una fiesta sectaria, anacrónica y excluyente, que mantiene la manipulación histórica, tiene un efecto llamada sobre la extrema derecha, racista y xenófoba, y supone un riesgo para la convivencia democrática. De hecho, en el año 2012 ya se produjo la primera agresión de la ultraderecha contra un periodista que estaba informando sobre la polémica fiesta. 

Observamos con preocupación los enfrentamientos que cada año se producen en esta plaza con motivo de la Toma y pensamos que es cuestión de tiempo que se produzca una nueva agresión, aún más grave. De producirse una agresión semejante en Granada, el único responsable sería el Partido Popular.
   
Pensamos que una fiesta  en la que se hace apología del racismo y necesita un fuerte dispositivo policial para evitar enfrentamientos, no merece llamarse fiesta y daña la imagen de la ciudad. Granada Abierta propone que se suprima la celebración de la Toma y que el 2 de enero se convierta en una jornada para fomentar el diálogo intercultural.

Con este objetivo, Granada Abierta organiza cada año un acto alternativo, para decirle al gobierno municipal del Partido Popular que hay otra forma de recordar la efemérides del 2 de enero, con un llamamiento al diálogo entre culturas. Este año hemos invitado a Diego Cañamero, promotor de las Marchas de la Dignidad, y daremos a conocer un mensaje de apoyo de Federico Mayor Zaragoza, presidente de la Fundación Cultura de Paz y ex director general de la UNESCO. En su vídeo-mensaje, Mayor Zaragoza recuerda al gobierno municipal que es incompatible la declaración de Granada como Ciudad Literaria y la celebración de la Toma.

Asimismo, Granada Abierta se ha hermanado con la Plataforma Mezquita-Catedral de Córdoba, Patrimonio de Todos, por considerar que nuestras dos plataformas persiguen el mismo objetivo de tolerancia y convivencia.

El grupo municipal de Izquierda Unida, que forma parte de Granada Abierta, es el único que se ha unido, un año más,  a nuestro acto alternativo TOMA NO, MARIANA SI. El PSOE, por su parte, sigue defendiendo esta fiesta, que es insostenible en democracia, aunque este año se ha negado a tremolar el pendón. Y el Partido Popular continúa con una actitud inmovilista, propia de una derecha carca, cateta, rancia, añeja, facha y casposa.

Por último, pedimos al gobierno municipal del Partido Popular que la fiesta local del Día de la Toma, sea sustituida por el 26 de mayo, Día de Mariana Pineda, que es símbolo de libertad e igualdad, que une a toda la ciudadanía y que es reconocida por la Unión Europea.

Granada Abierta está formada por:

Manifiesto 2 de Enero, Asociación Pro Derechos Humanos, Asociación Andaluza para la Solidaridad y la Paz, Granada Laica, Izquierda Unida, Asociación Mariana Pineda de Maracena, Comunidades Cristianas Populares, Mezquita de la Paz, Asociación Gitana Anaquerando, Asociación de Mediadores Interculturales, Instituto Almenara de Cultura Andaluza, Sindicato de Periodistas de Andalucía, Asociación Granadina Verdad, Justicia y Reparación, Unidad Cívica Andaluza por la República, Asociación Democracia y Derecho, Stop Desahucios-Granada, Centro de Estudios Históricos de Andalucía y Fundación Cultura de Paz..


TOMA NO, MARIANA SI 2014

El 2 de enero de 2014, el que fuera Defensor del Pueblo Andaluz, José Chamizo, estuvo en Granada para apoyar el acto alternativo contra la fiesta racista y xenófoba de la Toma, organizado por la Plataforma Granada Abierta en la Fundación Euroárabe. 
Chamizo fue reconocido el en año 2004 con el Premio Carlos Cano, que le concedió nuestra plataforma por su arduo trabajo para promover la integración de los inmigrantes.  




                          TOMA NO, MARIANA SI 2013

El 2 de enero de 2013 estuvo en Granada Luis Naranjo, Director General de Memoria Democrática, para apoyar el acto alternativo "Toma NO, Mariana sí", organizado por Granada Abierta. 
Naranjo denunció la exhibición de simbología fascista por parte de la extrema derecha, durante la celebración del la Toma, por considerar que vulnera la Ley de Memoria Histórica. 




GRANADA ABIERTA EN EL PARLAMENTO ANDALUZ


Francisco Vigueras, Juan Antonio Díaz y Javier López Gijón (Granada Abierta), con Carmen Pérez, parlamentaria de Izquierda Unida, que invitó a nuestra plataforma a intervenir en la Comisión de Cultura del Parlamento de Andalucía (11 de abril de 2013).



La Comisión de Cultura rechazó la declaración de “Bien de Interés Cultural” para el Día de la Toma, como pretendía el Partido Popular
  
La Comisión de Cultura del Parlamento Andaluz rechazó la Proposición No de Ley con la que el Partido Popular pretendía que la cámara autonómica declarase el Día de la Toma de Granada como Bien de Interés Cultural.

La iniciativa del PP fue rechazada con los 7 votos del grupo socialista y 1 de Izquierda Unida (en total 8), frente a los 7 del grupo popular.

A este magnífico resultado contribuyó Granada Abierta que intervino en la Comisión de Cultura el 11 de abril de 2013, invitada por el grupo parlamentario de Izquierda Unida, para explicar sus argumentos contrarios a la declaración BIC del Día de la Toma y pedir a la Comisión que desestimara la propuesta del Partido Popular.

Granada Abierta fue oficialmente reconocida por el Parlamento Andaluz y, algo no menos importante, fue la primera vez que una asociación ciudadana intervienía en la Comisión de Cultura.

Granada Abierta estuvo representada por Francisco Vigueras, Juan Antonio Díaz López y Javier López Gijón. Nos acompañó Estanislao Naranjo, nieto de Blas Infante y presidente del Centro de Estudios Históricos de Andalucía, que forma parte de la plataforma Granada Abierta.

Durante el debate, la parlamentaria de Izquierda Unida, María del Carmen Pérez, suscribió los argumentos de Granada Abierta para oponerse a la declaración BIC, recordando que no se puede celebrar la violencia ejercida contra los vencidos y que la Toma fomenta la intolerancia y la confrontación. Carmen Pérez apostó como fiesta local por el 26 de mayo, Dia de Mariana Pineda.  Pidió al Partido Popular que retirase su Proposición No de Ley.

Por su parte, Clara Aguilera, portavoz del grupo parlamentario socialista en la Comisión de Cultura, reconoció que la Toma tiene un efecto-llamada sobre grupo extremistas, que enciende los radicalismos, y que lo mejor sería retirar la iniciativa. Planteó la necesidad de que el Ayuntamiento haga una revisión de los actos de la Toma para evitar la confrontación y se opuso a la declaración de Bien de Interés Cultural.

El grupo popular, por su parte, insistió en defender el Día de la Toma, por considerarlo una gesta de magnitud universal y un símbolo de modernidad, y se negó a retirar la Proposición No de Ley.

En el turno de réplica, Juan Antonio Diaz, como portavoz de Granada Abierta, señaló que la Toma se había convertido en un carnaval y un espectáculo peligroso. Subrayó, además, que dicha fiesta fomenta los delitos de odio, como han denunciado el Movimiento contra la Intolerancia y el propio Defensor del Pueblo Andaluz. Y advirtió, por último, que en la Toma se hace apología del franquismo y supone un riesgo para la convivencia democrática.

La iniciativa del Partido Popular fue rechazada y Granada Abierta salió fortalecida de esta experiencia y reconocida oficialmente por el Parlamento de Andalucía. 


                                        TOMA NO, MARIANA SI 2012


Una lectura poética de Luis García Montero fue el momento más emotivo del acto contra la Toma y por la Mariana en 2012. El poeta fue presentado por Juan Antonio Díaz, portavoz de la Plataforma Granada Abierta.




La música se unió a la poesía, con un concierto de Juan Trova, Suhail Serguini y Elizaberta López. 











No hay comentarios:

Publicar un comentario